Web Toolbar by Wibiya Sutil-X
Sutil-X

… pero por entonces la infancia de aquellos siete estaría consumida como una vela. El antiguo poder de su imaginación sería débil y apagado. Ya no imaginarían pirañas en el Kenduskeag, ni creerían que si se mata una luciérnaga con la luz encendida sobre la camisa, esa noche se nos incendia la casa. En cambio, creerían en las pólizas de seguro, en una cena con un vino escogido, pero no demasiado pretencioso, como un Pouilly-Fuissé’83. Creerían en la televisión pública, en la utilidad del ejercicio para prevenir los ataques cardíacos y en la ventaja de no comer carnes rojas para evitar el cáncer de colon. Creerían en los sexólogos cuando se trata de follar, y en los predicadores intransigentes cuando quisieran sentirse redimidos. De año en año, sus sueños serían más pequeños. Y cuando Eso despertara, los llamaría, para que volvieran, porque el miedo era fértil, su vástago era la ira, y la ira pedía venganza.

Eso los llamaría para matarlos.

Stephen King
El cigarrillo, dios de la vida, dios de los suicidas.
Leopoldo Maria Panero